El divorcio y el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

  • -
divorcio

El divorcio y el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

Category : Artículos

Este año 2015, se dio un paso radical respecto del divorcio. En nuestro Estado de Jalisco solo se podía tramitar el divorcio por las causales contenidas en el articulo 404 y 405 del Código Civil del Estado de Jalisco, pero esto ya no es así, ahora con los nuevos criterios de la corte, los cuales están sustentados en los artículos 4º de la Constitución Federal, 17 De la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 23 Del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, estos últimos correspondiente a los Tratados Internacionales que México tiene celebrados y debidamente aprobados por el Senado de la República.

Entonces, al tomar en cuenta las disposiciones legales antes citadas, se da cabida a obtener el divorcio sin causa en protección al derecho humano de la Dignidad Humana, esta nueva forma de obtener el divorcio, da dos posibilidades; la primera, que ambos esposos decidan de mutuo acuerdo terminar con el matrimonio y, la segunda, acudir ante un Juez a demandar el divorcio sin señalar una causa, solo por el hecho de que alguno de los cónyuges ya no quiera seguir casado.

Al día de hoy, nuestro Código Civil del Estado de Jalisco no contempla esta posibilidad, pues los criterios de la Corte, son recientes y se debe de seguir un proceso legislativo para que se plasme en la ley el divorcio sin expresión de causa; sin embargo, debido a las reformas que se dieron en materias Constitucional y Penal, los Jueces están obligados a observar y respetar los Derechos Humanos, aun y cuando se contradiga a las leyes del Estado de Jalisco, explico porque:

Nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 133, establece, que los Jueces de los Estados actuarán conforme a la Constitución Federal, Leyes y Tratados, por ser la Ley Suprema en nuestro país, así como también los obliga a la aplicación de las disposiciones antes señaladas aun y cuando resulten contrarias a lo establecido en las Constituciones o leyes de los Estados, en nuestro caso, las del Estado de Jalisco. En este mismo orden de ideas, el artículo 4º de la Constitución Federal, establece entre otras cosas, los lineamientos legales para el desarrollo de las personas, por su parte el artículo 17 de la Carta Magna de nuestro País, ordena que toda persona tiene derecho a se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y termino que fijen las leyes. Señalo de nueva cuenta, el divorcio sin expresión de causa esta inmerso en la Constitución Federal y los Tratados Internacionales, por lo que los Jueces del Estado de Jalisco deben decretar el divorcio en base a estas disposiciones, aun y cuando se contravenga lo establecido por los artículos 404, 405, 410 y 411 del Código Civil del Estado de Jalisco.

Los tratados internacionales referidos anteriormente, señalan la obligación de respetar los derechos humanos, en nuestro tema, para la disolución del matrimonio, como medio de protección a la familia.

Se ha establecido en la tesis, que debemos entender por libre desarrollo de la personalidad, entre otras expresiones, la libertad de contraer matrimonio o no hacerlo; de procrear hijos y cuántos, o bien, decidir no tenerlos; de escoger su apariencia personal; su profesión o actividad laboral, así como la libre opción sexual, decidir no continuar casado y cambiar de estado civil, en tanto que todos estos aspectos son parte de la forma en que una persona desea proyectarse y vivir su vida y que, por tanto, sólo a ella corresponde decidir autónomamente. Ademas se fija un lineamiento para los juicios de divorcio que ya se encuentran en curso, y que no obstante no quede demostrada la causal de divorcio invocada por uno de los cónyuges, o ambos en caso de reconvención, la autoridad que conozca del juicio debe advertir que ya no existe la voluntad de al menos una de las partes para seguir unida en matrimonio y debe tenerla en cuenta, para determinar lo que mejor les conviene, tomando en consideración su derecho fundamental a la dignidad humana y, en esa medida, decretar el divorcio. El Estado no debe llegar al extremo de mantener a toda costa unidos en matrimonio a los consortes, aun contra su voluntad, sino que debe buscar los medios o instrumentos adecuados para evitar su desintegración, pero sin afectar los derechos humanos que le son inherentes a cada uno de sus integrantes, como lo es su conciliación, pero si ésta no se logra, es evidente que el Estado no puede obligar al consorte que no lo desee a continuar unido en matrimonio, porque lejos de beneficiar la estabilidad familiar, implicará desconocer la situación de hecho existente e incluso propiciará el desgaste en las relaciones entre sus integrantes.

Los Jueces del Estado de Jalisco, deben de ajustarse a las disposiciones federales e internacionales para disolver el matrimonio aun sin la expresión y demostración de una causal, ya que, de no respetar los derechos humanos de las personas que acudan solicitando el divorcio en términos de los criterios de la Corte, les ocasionaría un responsabilidad de tipo penal. Esta responsabilidad se encuentra contemplada en el artículo 146, fracciones III y IV del Código Penal del Estado de Jalisco, que prevé la sanción para el servidor público que violentamente los derechos humanos garantizados en nuestra Ley Suprema.

Entonces, los Jueces del Estado de Jalisco están obligados a decretar el divorcio aun sin la expresión y demostración de algunas de las causas previstas en los articulo 404 y 405 de nuestro Código Civil, tan solo por el hecho de solicitar el divorcio, sin dejar de atender que: a) lo solicite uno o ambos consortes; b) por el tiempo transcurrido de convivencia, se evidencie que éste fue suficiente para que ya se hubiera logrado una reconciliación, y no se obtuvo; y, c) las circunstancias particulares pongan de manifiesto que la relación ya provocó o está provocando un perjuicio a la estabilidad personal o familiar, según sea el caso, así como los temas inherentes a la disolución del vinculo marital, como lo es la custodia y los alimentos de los menores e incapaces.

Comparte éste el artículo a tus amigos y familiares, les resultará útil.

Autor.
Abogado Luis Pedroza.
Para que lo legal, sea Justo…